2018 ha sido el año en que más amigos mios se han casado. También el año en que varios han confiado en mi trabajo y manera de hacer como fotografo de boda. Esta vez no fué en Toledo, fue en Madrid.

Nos hemos ido muy cerquita de Alpedrete, concretamente a Collado Villalba a una finca llamada El Corral de los Vacos. Un lugar donde gastronomia, fauna combinan a la perfección con el entorno. Irene y David son amigos a los que conozco desde hace más de 20 años, poco más o menos lo que a Laura y Rober. Estudié con David en Madrid y nuestras buenas fiestas nos hemos dado.

Conoció a Irene en la nochevieja de 1999, cuando nuestra vieja peseta dejaba paso al euro, recuerdo que David me llamó temprano y me dijo; – «Tio, he conocido a la mujer de mi vida» -. Desde entoncés todo ha ido hacia adelante en su relación y se han combinado de manera perfecta, aun así, sinceramente nunca pensé que esto acabaría en boda.

Todo esto finalmente terminó en «Bodorrio»,  y claro,  allí estabamos, los amigos de toda la vida, Fernando, Vero, Laura, Rober, Nacho, Alfonso,  con sus mujeres e hijos y Yo, disfrutando de la boda como un invitado más y de mi trabajo que me encanta.

Había tanta gente a la que no veia desde los tiempos del «insti» que casi nos costó reconocernos. Lo que hemos cambiado en este tiempo, aunque también es verdad que como los buenos vinos hemos ido amejor «casi todos», siempre es agradable revivir momentos felices del pasado y si además se pueden recordar en compañia pues mucho mejor. Hablamos, hablamos y hablamos mientras celerabamos juntos un día tan especial como este, un abrazo muy fuerte de vuestro Fotografo de Boda en Madrid.

Gracias chicos por confiarme vuestro reportaje de boda.

Paco Ortega – Fotografos en Toledo

Compartir esta historia
Volver a la Galería