Como Fotógrafo de Boda, habiamos hecho el reportaje de unos amigos así que Oana y Raúl nos encontraron por medio de esa persona y eso siempre es un orgullo porque significa que ellos quedaron encantados con el trabajo.

Cuando llegamos a la casa de los padres de Raúl, donde se preparaba el novio solo estaba ellos, pero poco a poco la casa se fué llenando de hermanos, cuñadas y sobrinos. Lo pasamos genial cuando Gaby le decia a Raúl como tenia que hacer para moverse durante lagrabación de los planos de vídeo, han salido un «porrón» de tomas falsas.

En casa de Oana no podia ser menos, y también había un monton de amigas, todas ellas vestidas del mismo color, es una costumbre muy americana,  que me encanta y que pocas veces lo hemos visto en bodas en España, a ver si cunde el ejemplo.

El resultado de las fotos y vídeo de la boda de Oana y Raúl no podia ser de otra manera, fotos divertidas y emotivas, que es la firma de garantia de nuestro estudio. La verdad es que da gusto trabajar con una pareja feliz y divertida que hacen que se te olvide que estas «currando» porque nos hacieron sentir, tanto ellos como sus invitados, parte de la fiesta.

Gracias chicos por hacer de nuestro trabajo una fiesta.

 

Paco Ortega – Fotografo de bodas en Toledo

Compartir esta historia
Volver a la Galería

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other